PROPUESTA PACKAGING TÉ

PROPUESTA DISEÑO PACKAGING TÉ + GALLETAS CONSUM

  • PACKAGING
  • Category

    Design

1ª leyenda: “Origen”;

Su descubrimiento se atribuye al erudito emperador chino Shen Nung, quien durante su mandato ordenó hervir toda el agua destinada para el consumo humano. Un día, mientras descansaba a la sombra de un árbol de té silvestre, una ligera brisa de verano agitó las ramas del árbol, desprendiendo varias hojas de sus ramas. Estas cayeron en el agua que estaba hirviendo.

La infusión adquirió entonces un aroma agradable, que despertó la curiosidad del monarca por probar tal mezcla. La bebida, le cautivó instantáneamente.

2ª leyenda: “La ruta de los caballos”;

Durante siglos el té rojo fue consumido únicamente por la nobleza, de hecho su consumo por parte del pueblo era castigado de manera sebera. Era té especial reservado sólo para la élite. La Ruta de los caballos y el té debe su nombre a que entre Tibet y China se estableció este intercambio.Tibet tenía los caballos que necesitaba China y China tenía el té que necesitaba Tibet.

Era una ruta comercial basada en el intercambio, de hecho había leyes como la establecida en el año 1074 que marcaban que 130 libras de té (casi 59 kilos) debían ser cambiadas por un caballo en la que los porteadores de té eran casi siervos. Con el tiempo China dejó de necesitar caballos y el té se cambiaba por otras cosas como oro, pieles, especias… en ocasiones se convirtió en moneda y los porteadores más humildes lo cambiaban por arroz…

3ª leyenda: “Ceremonía Japonesa”;

Entre los años 618-907 D.C. (Dinastía Tang), monjes budistas que estudiaban en China llevaron la costumbre de tomar té a Japón. En un principio sólo tenían acceso a él ricos y sacerdotes. Estos últimos, que tomaban té para mantenerse despiertos y meditar, no tardaron en desarrollar la ceremonia japonesa del té para compartirlo de una manera sagrada y espiritual.

Tanta relevancia tomó la ceremonia, que los samurai adoptaron esta tradición y se volvió también un ritual militar. El emperador de Japón disfrutaba mucho el té e importó semillas desde China para ser plantadas en Japón y permitir así que el té fuera accesible para más personas.